Conocer mujeres separadas en sahagún

El refuerzo de la función de las ONG como elemento de integración y cohesión social. En base a estos valores comunes, a lo largo de tres días y con el apoyo de la Comisión Europea, el Gobierno español y diferentes instituciones regionales y locales, las Jornadas Cívicas Europeas se convirtieron en un espacio para la reflexión, el intercambio de ideas y de experiencias. Las Jornadas en el marco del programa de la Presidencia Española de la Unión.

En el programa de actos de la Presidencia española de la UE, las Jornadas Cívicas Europeas han aparecido recogidas entre el conjunto de actividades establecidas por el Gobierno español para su semestre de Presidencia española de la Unión. Precisamente, uno de los objetivos de dicha Presidencia, y que las Jornadas Cívicas Europeas ponen de manifiesto, se centra en el acercamiento de la Unión a los ciudadanos.

La sociedad civil toma la iniciativa. El comité organizador de las Jornadas Cívicas Europeas concibió el programa de este gran foro social desde una metodología basada en la transversalidad, una serie de miradas cruzadas que dieron contenido a las Jornadas desde los diferentes campos de acción sobre los que trabaja cada uno de los miembros del comité.

Junto a los plenarios y talleres, el Salón Cívico Europeo completó los tres días de jornadas proponiendo un espacio de conocimiento mutuo y partenariado donde las organizaciones que lo desearon pudieron dar a conocer sus trabajos y proyectos. Comité de organizaciones promotoras:. Lista final de participantes de las Jornadas Cívicas Europeas Susana del Río Doctora en Ciencias Políticas y Sociología; Miembro del Comité de Expertos independientes de la Comisión Europea en Citizens and governance in the knowledge based society "Democracy in a supranational context".

La envidia, el coraje, el susto, las discordias en el seno familiar y otros sentimientos bajos provocaban enfermedades.

Descubre noticias para ti

También influían en la disposición hacia la salud o hacia la enfermedad la hora, el signo del día y la trecena bajo la cual se había nacido. La pérdida del tonalli, accidental, voluntaria o provocada, era causa de gran inquietud, ya que podía acarrear una enfermedad o la muerte. Cuando un niño lo perdía, los padres de inmediato acudían al tetenoalmacani, especialista en restituir el hado perdido. Si éste aparecía claro, el niño sanaría; cuando el resultado era contrario, el pequeño moriría. Los médicos, titici, participaron de los atributos sagrados de los sacerdotes. Eran médicos y agoreros a la vez.

Se usaban para ahuyentar a los brujos. El tabaco siempre estuvo presente al inicio de todo rito como un elemento purificador.

Leon y perro amigos

En cambio, el iztafiate se usó en las ceremonias de petición de lluvias. Enfermedad y terapia constituían, en la medicina indígena, una unidad indisoluble. La adecuación del medicamento se iniciaba a partir del conocimiento de la etiología del mal. Éstos son dos conceptos indígenas diferentes a menudo confundidos. Seler los englobó en uno solo. En cuanto al primero, es decir, el nagualismo, ya hemos mencionado, sus características principales: el nagual naualli era el hombre que poseía el poder sobrenatural para transformarse, a voluntad, en un animal, una estrella o una bola de fuego; de naturaleza ambivalente, podía utilizar este poder para bien o mal de las personas y de las comunidades.

El daño sufrido por el animal repercute en la salud y en la vida del individuo y viceversa.

Dónde Conocer Mujeres - Lugares Para Socializar

Seler se inclina a pensar que el concepto de tona, al que llama nagualismo, surgió en la época colonial, pues afirma que no se encuentra mención de él en las fuentes del siglo XVI. Seler no definió con claridad en su artículo algunos de los conceptos manejados. En primer lugar, no aclaró qué es la magia; no distinguió entre brujería y hechicería. Consideró a los adivinos como una clase especial de hombres con poderes sobrenaturales, cuando la adivinación era una técnica usada por todos ellos.

Servicios Personalizados

Unió a los médicos y curanderos con los manejadores de lo sobrenatural, cuando los titici o tepetiani tenían funciones diferentes a las de los brujos y hechiceros dentro de la comunidad; y si bien usaron la magia y la adivinación como una técnica en el diagnóstico y el pronóstico del origen, el curso y el fin de las enfermedades, aunaron a ellas el conocimiento empírico de las propiedades curativas de plantas, animales y minerales.

Por otra parte, tal vez no tuvo a su alcance escritos de los siglos XVI y XVII en los que se registraron muchos de los conceptos que trata en su artículo. No se mencionan aquí menos de quince clases de hechiceros y seis de hechicerías, los cuales se pueden refundir en cuatro clases: adivinos, médicos y curanderos, prestidigitadores o sugestionadores y verdaderos hechiceros o brujos.

Leave a Reply.

Y si un grano cae sobre otro se decía entonces que él había contraído la enfermedad por sodomía. Y si los granos se dividían de manera que la mitad cayese a un lado y la otra mitad al otro, de modo de que uno pudiera tirar una línea recta entre ellos sin tocar un solo grano, entonces era señal de que la enfermedad dejaría al enfermo y este sanaría.

La hechicera. Manuscrito de la Biblioteca Nacional de Florencia. Códice Magliabecchi. Y si los granos se dividían de manera que la mitad cayese a un lado y la otra mitad al otro, de modo de que uno pudiera tirar una línea recta entre ellos sin toca un solo grano, entonces era señal de que la enfermedad dejaría al enfermo y este sanaría. Aun hoy se encuentra entre los indios de México esta manera de interrogar al porvenir.

Fundación CIVES

Delante de él extiende una camisa de mujer, y sobre de ella arroja 33 granos de maíz, como se arrojan los dados en el suelo. Un segundo modo de adivinar la suerte era el de hacer nudos en una cuerda mecatlapuhqui.


  • como conocer gente tuineje!
  • Centre d´études mexicaines et centraméricaines.
  • villalón de campos como conocer gente nueva!
  • mujeres solteras en castilleja de guzmán!
  • yeles dating app!
  • ríotorto solteros catolicos!
  • Más videos.

El adivino hacía en una cuerda cierta clase de nudos y en seguida se la ponía. También había una especie de segunda prueba en la forma de arrojar granos de maíz, cuando la primera era desafortunada, pues todavía el destino podía inclinarse en favor del enfermo.


  • La brujería en el México antiguo: comentario crítico.
  • Encuentros para adultos, sexo en Montería - Skokka.
  • de sahagun lucas, juan - fenomenologia y filosofia de la religion.pdf.
  • mácher como conocer gente!
  • Secretario de Hacienda da positivo para Coronavirus.
  • conocer a gente de algemesí!

Si entonces los granos no aparecían en la superficie del agua como al esparcirlos en el suelo, es decir, distribuidos en varios lugares, se tranquilizaban y creían que la enfermedad tendría un fin feliz. Se concibe que una prueba semejante que predecía buen éxito, obraba por medio de sugestión para el alivio y podía determinar una crisis en la enfermedad. No sólo se llamaba a los adivinos en caso de enfermedad, sino también, por ejemplo, en caso de algo perdido o robado, para poderlo encontrar.

El robado reunía a los vecinos de los cuales tenía alguna sospecha. Todos tenían que sentarse en el suelo, y entonces venía el médico, como también se le llamaba, y tomaba la tapa de la escudilla que contenía la culebra. Si el ladrón no estaba entre los presentes, la culebra volvía a meterse en la vasija; pero si la culebra reconocía al ladrón, se arrastraba hacia él levantando la cabeza; el ladrón era cogido y atado, reconociéndose su delito.

Pero con frecuencia debe haber sucedido que se juzgara así a un inocente. Después lo tocaba en varios lugares. Cuando tocaba un lugar que dolía, sacaba de ahí, por ejemplo, un guijarro o un cuchillo de obsidiana, o un rollo de papel, o una astilla de pino, o una cosa semejante. Y cuando se lo había sacado al enfermo, algunas veces sanaba y otras no. Si un niño estaba enfermo del pecho, con la yerba de ajenjo lo chupaba y sacaba sangre o pus. Algunos sanaban y otros no. Esto es especialmente interesante porque el mismo procedimiento medicinal desempeña un papel en el libro de los mitos de los quiché de Guatemala, el Popol Vuh.

Los antiguos mexicanos consideraban a los ancianos Oxomoco y Cipactónal como prototipo de los adivinos y médicos, y al mismo tiempo los inventores del calendario, porque el calendario daba las condiciones para las predicciones y las profecías. Estaban en íntima relación con Quetzalcóatl que como dios de los sacerdotes también era dios de los hechiceros. Ya hemos visto que su imagen se ponía en la choza mientras el médico averiguaba el resultado de alguna enfermedad echando la suerte.

Oxomoco y Cipactónal.

Lozano: "Van tras los huesitos de Marta Sahagún"

Manuscrito de la Biblioteca Laurenziana. Códice Florentino. Porque los dos primeros adivinos naturalmente eran también los primeros médicos. Se refiere también otra historia maravillosa de estos dos viejos en el capítulo sexto del primer libro del Popol Vuh. Grande es mi brillo. Yo soy el principio vivificante de la humanidad. Sin embargo, cuando Hunahpu quiere coger al herido, Yukub Cakix le coge el brazo y se lo arranca, por lo que Hunahpu, ya sin apoyo, tiene que dejar partir a su contrario.

Ellos prometen al rey sacarle los dientes que le duelen y poner otros en su lugar, pero se valen de este procedimiento para robarle sus dientes de piedras preciosas y sus mejillas de plata, con lo cual termina la gloria y el poder de Yukub Cakix. Son clases especiales los prestidigitadores una sociedad de titiriteros y artistas que en las cortes de los príncipes mostraban sus habilidades por dinero, y los brujos malos, que usaban el arte para dañar a otros.

El segundo tiene muñecos en una bolsa, algunos vestidos de mujer y otros de hombre. Hace que salgan y después de pasearlos y hacerlos bailar los vuelve a meter a la bolsa. Aunque esto sólo parece una prestidigitación sencilla, hay otro hecho que tiene que ejecutarse por medio de sugestión; es el de tostar granos de maíz en una manta que se extiende en el suelo itilmaco-micequia :.

Él extiende su manta y pone encima granos de maíz. Pronto se hinchan, revientan y saltan. Se ve corno si se tostara maíz en comales sobre el fuego. Sabían el modo de engañar por medio de falsas apariencias o, como ahora decimos, sugerir que prendían fuego a una choza y hacían ver un manantial con peces, a los cuales hasta cortaban en pedazos. El llamado quemador de casas tecallatia cuecaltica se distingue en que pone una casa en llamas, la rodea de llamas como si ya verdaderamente estuviese ardiendo la casa. El llamado cortador de sí mismo motetequi hace sus artificios también en la corte.